Ministro Venezolano Denuncia

Se Estima Que Unas 180 Cuentas De Entes Públicos De Venezuela Y Militantes Revolucionarios Fueron Suspendidas.

El ministro de Comunicación de Venezuela, Ernesto Villegas, denunció este sábado que Twitter Latinoamérica ha suspendido cuentas de organismos públicos venezolanos y militantes del chavismo, lo que consideró una operación de "limpieza étnica". "Se estima que hasta ahora unas 180 cuentas de entes públicos de Venezuela y militantes revolucionarios fueron suspendidas por @TwitterLatAm" (fuente oficial de noticias sobre Twitter en América Latina), señaló Villegas en la red social. La AFP contactó a Twitter para que comentara la denuncia pero no ha habido respuesta. El presidente Nicolás Maduro dijo luego en un acto público en Caracas que los responsables de Twitter Venezuela deben ser investigados por suspender las cuentas. "Denuncio la persecución contra la revolución bolivariana de Twitter Venezuela. Eso es una expresión del fascismo, ellos tienen la llave, y dijeron -se acabo-, y apagaron miles de cuentas, pero si ellos apagaron 1.000 cuentas, vamos a abrir 1.000 más", expresó. "Limpieza étnica” contra el chavismo en Twitter es equivalente a la quema de personas en la realidad", agregó Villegas, en referencia a un joven de 22 años que fue prendido en llamas el 20 de mayo tras una protesta opositora en Caracas, y que luego murió. Maduro aseguró entonces que el joven fue acusado por supuestos manifestantes de ser chavista o de estar robando en la manifestación. Villegas dijo que entre las cuentas suspendidas están las de la televisora y radio del palacio presidencial de Miraflores y la de Radio Nacional de Venezuela. El líder opositor Henrique Capriles lamentó que a Maduro "le preocupe más la suspensión de unas cuentas de Twitter" que la escasez de alimentos y medicinas que padece el país. En el país petrolero, la oposición acusa al gobierno de censurar los medios críticos, comprándolos para cambiar su línea editorial, quitándoles los permisos para transmitir o negándoles insumos para funcionar, que sólo son importados por el gobierno, como el papel de los periódicos. Maduro, por su parte, niega las acusaciones de censura y sostiene que algunos medios pretenden estar por encima de la ley y apoyan supuestas maniobras de la oposición para derrocarlo, como asegura ocurrió durante el golpe de Estado que sacó brevemente del poder al fallecido presidente Hugo Chávez en 2002. También asegura que la prensa privada ignora los logros sociales de la llamada revolución bolivariana.  (Con información de AFP)