Holanda: Los Liberales Afianzan Su Victoria Y Comienza La Negociación Para Formar Un Nuevo Gobierno

El Partido Del Primer Ministro Saliente Mark Rutte (En la imagen) Se Quedó Con 33 Bancas, Mientras Que Geert Wilders Obtuvo 20.

Holanda frenó el supuesto dominó populista. Tras el Brexit y Donald Trump no llegó el ultraderechista Geert Wilders. Los resultados tras el final del recuento, que acabó esta mañana, dan la victoria a los liberales de derecha del VVD del primer ministro saliente Mark Rutte con un 21,3% de las papeletas. De los 41 diputados que tenía desde 2012, Rutte pierde ocho para quedarse con 33. El socio menor de la coalición gubernamental, los socialdemócratas del PvdA, son los grandes perdedores de los comicios. Del 24,9% y 38 diputados de 2012 pasan a un escuálido 5,7% que les da nueve diputados. Su portavoz ya presentó esta mañana su dimisión. El golpe de los socialdemócratas es durísimo en las grandes ciudades. En Amsterdam bajan del 35,6% al 8,4%, en Rotterdam del 32% al 6,4% y en La Haya del 29,2% al 6,5%. La ultraderecha del PVV del xenófobo Geert Wilders sube con respecto a 2012. Si entonces obtuvo un 10,1% y 15 diputados, anoche quedó con un 13,1% y 20 bancadas. Pero además de no conseguir ser la primera fuerza política como pretendía, queda incluso lejos de su mejor marca histórica, de 2010, cuando logró un 15,5% que le dio 24 diputados. El resultado puede considerarse una derrota para Wilders, que hasta hace pocos meses apuntaba en los sondeos a superar con facilidad el 30% del voto, casi el triple de lo que al final obtuvo tras una campaña electoral en la que fue perdiendo pie hasta hundirse en el último debate contra Rutte. Wilders se llevó toda la atención de los medios internacionales pero sólo el 13,1% de los votos de sus conciudadanos. Wilders tampoco tiene, como sí le sucede por ejemplo a Marine Le Pen en Francia, tirón entre los más jóvenes. Sólo eligió su papeleta el 5% de los menores de 35 años. En segunda posición tras los liberales de derecha y por encima de la pandilla de Wilders aparecen los democristianos del CDA, que pegan un salto desde el 8,5% y 13 diputados hasta el 12,5% y 19 bancadas. También subieron con fuerza dos partidos pro-inmigración y muy europeístas. Los liberales progresistas del D66 suben del 8% al 12% y ganan 7 diputados hasta sumar 19. Los ecologistas de GL se disparan desde un insignificante 2,3% y 4 diputados en 2012 hasta un 8,9% y 14 diputados. Estos dos partidos recogen, según los medios holandeses, la riada de votos que perdieron los socialdemócratas. Esa oportunidad no la aprovechó la ultraizquierda del SP, que pierde un diputado hasta quedar en 14 tras bajar del 9,7% al 9,1%. Hoy arranca la negociación para la formación del nuevo ejecutivo, un proceso que en 2012 duró más de cuatro meses. El Parlamento nombra a un “informador”, que suele ser un político retirado y respetado por las principales fuerzas políticas. Ese “informador” habla con todos los partidos con representación parlamentaria y decide qué partidos podrían alcanzar un acuerdo de gobierno. A partir de ahí esos partidos negocian los detalles del pacto y cuando lo alcanzan se nombra a un “formador”, el futuro primer ministro. Los resultados dejan como coalición más probable una liderada por el VVD de Rutte y en la que entrarían con seguridad los democristianos de la CDA y los liberales progresistas de D66. Deberían completarla con los ecologistas o con el minoritario partido calvinista. Rutte reconoció que la formación del próximo gobierno será compleja: “va a tardar un poco”, dijo en una entrevista en la radio pública. Añadió que “puede que sea una formación compleja, en ese caso los partidos deberán sentarse a negociar durante semanas”. (Fuente: EFE y Agencias)