Deuda Hospitalaria Chilena Llegó A $ 191 Mil Millones En 2016, La Más Alta En Cinco Años

Expertos Dicen Que Inyecciones De Recursos Para Paliar Cifra No Son Suficientes Si No Se Mejora Gestión.

Una cifra récord registró la deuda hospitalaria durante 2016 al cerrar el año con un déficit de $ 191 mil millones, según datos del Ministerio de Salud (Minsal), que revelaron además un aumento del 48% respecto de la cifra de 2015, que totalizó $ 131 mil millones, y de un 200% si se compara con el 2012, cuando los recintos asistenciales del país cerraron con una deuda de $ 64 mil millones. Se trata de una cifra que se acumula por diferentes gastos, explicó la diputada que integra la Comisión de Salud Marcela Hernando (PRSD): “Hay varias cosas que entran en la deuda; por ejemplo, las cuentas que están en el plazo de pagar, como el agua, la electricidad, que son cuentas de diciembre que se pagan en enero, pero también puede haber deuda de farmacia (para la compra de medicamentos e insumos) que es deuda de meses, y eso hace la diferencia entre un servicio de salud y otro o de criticidad de la deuda, y el ranking de servicios toma en cuenta eso”. De esta forma, para hacer la suma se incluye todo, por ejemplo la alimentación de los enfermos y los pagos a las empresas concesionadas a cargo de la limpieza del hospital, entre otros gastos. Así, el déficit se explicaría, según la información de la cartera, porque los gastos adicionales en los que se deben incurrir superan en 3,5% el presupuesto asignado para el sector. De acuerdo con el Minsal, “la deuda o el sobre gasto operacional ha sido abordado considerando las necesidades de salud de la población y en un trabajo desplegado conjuntamente con el Ministerio de Hacienda y los establecimientos de salud”. Así, se ha continuado con la mesa de trabajo que incorpora a la Dirección de Presupuestos, Fonasa, Contraloría General de la República y Ministerio de Salud, además de reuniones con los representantes de los proveedores de salud.
Gestión
Los expertos apuntan a fortalecer la gestión de los servicios de salud para rebajar los gastos. De hecho, en septiembre pasado, el déficit registró la suma más alta de la historia al superar los $ 306 mil millones. Todo esto pese a que a inicios de 2016 el Ministerio de Hacienda inyectó $ 80.476 millones, que se sumaron a los $ 51.000 millones aprobados en el Presupuesto 2016 de Salud para el pago de la deuda de 2015. Del mismo modo, durante el año, Hacienda palió el creciente déficit al inyectar casi $ 250 mil millones. Luis Castillo, ex subsecretario de Redes Asistenciales y coordinador de la comisión de salud de Chile Vamos, señala que “las inyecciones seguirán de manera progresiva porque, tal como está la situación, yo no veo una mejora en la gestión o en las medidas para que esto disminuya”. Asimismo, Castillo asegura que las deficiencias de gestión están relacionadas con que “hay un déficit en el control de gastos y una falta de rigurosidad en la fiscalización de esto; en segundo caso, no hay un programa de control del ausentismo laboral, que sigue siendo muy elevado”. La diputada Hernando planteó dos vías que agravan la deuda: “Hay una parte que es estructural, porque lo que paga Fonasa por las prestaciones (atenciones de salud) es menor que el valor real. Las prestaciones Auge (GES) partieron siendo 50 y hoy ya son 80, pero la prima (descuento que se hace en el plan de salud para financiar la atención) sigue siendo la misma. Pero sobre eso también hay algunos servicios que tienen mala gestión”. En esa línea explicó que hay servicios que aún teniendo deuda han reducido la lista de espera, lo que se traduce en que “fueron más productivos, pero, por el contrario, hay como cinco servicios de salud que estaban muy complicados porque aumentaban deuda pero no la productividad”. En torno al factor productivo, Matías Goyenechea, director de la fundación Creando Salud, plantea problemas “relacionados con incentivos perversos que se generan en la contratación de personal. Por ejemplo, los cargos de paramédicos que hoy ofrece el Estado no son llenados, entonces se contrata por menos horas y la diferencia se contrata por fuera del sistema y mediante boleta de honorarios”. El experto apuntó a “transparentar el sueldo médico generando carreras con plazas y contratos que permitan un mejor manejo del recurso humano y contener el sobre gasto que se está realizando”. Desde el Minsal agregaron que este año “se implementarán las glosas de la Ley de Presupuestos, que se hacen cargo de aspectos de gestión”, y se continuará con los “Directorios de Compras Macro Zonales, cuyo objetivo central es regular y fortalecer los procesos de gestión de las compras”. (Fuente: latercera.com)