La Nueva Mayoría Se Prepara Para La Primaria

Cada Partido Saca Sus Propios Cálculos Con Miras Al 2 De Julio, Donde Factores Como La Participación, Y Las Próximas Encuestas Aún Tienen Mucho Que Decir.

Las encuestas que aparezcan de aquí a marzo o abril serán decisivas para la configuración del mapa electoral de la Nueva Mayoría, particularmente respecto de las primarias presidenciales del 2 de julio. Tanto así que al menos dos potenciales abanderados -Ricardo Lagos y José Miguel Insulza- podrían incluso deponer sus candidaturas si no logran repuntar estas mediciones. Por otra parte, ninguno de los interesados tiene garantías de verse favorecido en la primaria, pues ni el independiente Alejandro Guillier tiene la seguridad de que su respaldo se refleje en el electorado de esa primaria, ni los abanderados de los partidos tienen certeza de que sus militantes voten de manera disciplinada por sus respectivos candidatos. Con eso en el horizonte, cada partido saca cuentas ante una primaria incierta, pero de la que les cuesta renegar tanto por el potencial castigo de la opinión pública -luego de que todos celebraran la promulgación de la ley de primarias- como por los necesarios respaldos que deben comprometer para enfrentar la primera vuelta presidencial y, luego, para ejecutar un eventual nuevo gobierno. *Aunque el senador independiente Alejandro Guillier aparece en las últimas encuestas como el candidato indiscutido de la centroizquierda -y según varias mediciones el único con posibilidades de competirle al ex Presidente Sebastián Piñera-, tanto en una parte de su entorno como en el Partido Radical, que lo proclamó la semana pasada, hay dudas respecto de la conveniencia de exponerlo a una primaria con el resto de los abanderados de la Nueva Mayoría. El análisis de quienes albergan estos reparos es que, en una primaria con baja participación, la maquinaria de los grandes partidos y su capacidad para movilizar votantes puedan ser decisivas en los resultados, dejando a Guillier en una posición de desventaja frente a los candidatos del PS, el PPD y eventualmente la DC. No obstante, otros integrantes de su círculo, como el diputado independiente Pepe Auth, consideran que la potencia electoral de Guillier se mantendrá en la primaria, entre otras cosas, porque los votantes “descolgados” de esas tres colectividades no representarán una cifra menor y podrían beneficiar al legislador antofagastino. El propio abanderado, en todo caso, ha dicho públicamente estar ya “en carrera” para la primaria. Y quienes están a favor de que compita en ella aseguran que es la única manera de comprometer después a las demás colectividades a respaldarlo en una eventual primera vuelta presidencial. La previa a la campaña presidencial ha sido ingrata para el socialismo. No solo porque tuvieron que ver caer sus aspiraciones de que la timonel del partido, Isabel Allende, llegara a La Moneda, sino porque esto derivó en una franca enemistad de parte importante de la colectividad con quien, hasta ahora, había sido considerado uno de los suyos: el ex Presidente Lagos. Así, y ante la presión interna de varios militantes -comenzando por los directos interesados en ser candidatos-, de hacer un proceso dentro del socialismo, las posibilidades de que Lagos reciba el respaldo de la colectividad aparecen casi nulas, y el escenario se cierra en torno a dos opciones: una primaria interna entre el ex ministro José Miguel Insulza y el abogado constitucionalista Fernando Atria -proceso que casi no convence a nadie en el PS-, o la definición de apoyar a Guillier, opción que si bien parece más compleja -por abdicar de llevar un abanderado propio-, resulta más atractiva para muchos de los principales dirigentes partidarios, incluidos los de la próxima mesa directiva socialista. Ni Insulza ni Atria superan el punto porcentual en menciones presidenciales en las encuestas, y la propuesta del propio ex ministro de realizar una consulta ciudadana no ha tenido la acogida que éste esperaba. No obstante, en el partido afirman que el mismo Insulza ha transmitido que en caso de ser proclamado candidato presidencial del PS y aun así no despegar en las encuestas de aquí a abril, podría abdicar de ir a la primaria en favor de la opción de Guillier, posicionándose como el “mejor segundo” para su eventual gobierno. En el caso del PPD, que definirá hoy a su abanderado presidencial -entre el ex Presidente Ricardo Lagos y el diputado Jorge Tarud, y a través de una votación secreta y vinculante-, el principal factor de preocupación es que, pese a las expectativas que depositaron sobre su nombre hace algunos meses, el ex Mandatario parece incapaz de ascender en las encuestas de opinión y se mantiene muy por debajo de Guillier y Piñera, que lo triplican y cuadriplican, respectivamente, en un exiguo 5 por ciento en las menciones presidenciales. En el partido comentan que, luego de hoy, cuando Lagos -es probable- sea formalmente proclamado y quede por tanto en carrera para las primarias, comenzarán inmediatamente las “traiciones”. De hecho, ya hay varios militantes, legisladores, incluso, que respaldan desde ya la opción presidencial de Guillier y que por lo mismo no asistirán al consejo nacional de hoy. No obstante, en el equipo del ex Presidente valoran el proceso que tendrá lugar hoy, y aseguran que la intención del ex gobernante es continuar la carrera hasta, al menos, el día de la primaria. “La proclamación del PPD al ex Presidente Lagos es un hecho histórico y muy importante porque permite despejar cualquier duda. El hecho cierto y definitivo es que su nombre estará en la papeleta de la primaria del 2 de julio, a partir de su proclamación. Es muy importante para todos aquellos que adhieren a la candidatura del ex Presidente Lagos y contribuye a aclarar el panorama político”, comentó acerca del tema el jefe de campaña de Lagos, Máximo Pacheco. El temor de quienes tienen dudas respecto de este escenario es que Lagos no solo no logre derrotar a Guillier en la primaria sino que, además, no consiga ni siquiera el segundo lugar, quedando detrás de una eventual candidatura de la DC Carolina Goic, con lo que dejaría mermado no solo su propio capital político, sino también la posición del partido frente a la negociación de espacios e ideas que tendrá lugar de cara a la primera vuelta presidencial. Todos los cercanos a Carolina Goic quieren que la actual timonel democratacristiana decida ser también la candidata presidencial del partido. Sin embargo, actualmente nadie tiene claridad acerca de lo que pasa por la cabeza de la senadora magallánica. Aunque en el partido varios creen que le gusta la idea de una carrera por La Moneda, agregan que Goic no querría poner en riesgo su recién asumido cargo en la conducción partidaria, ni su creciente capital político. De todas formas, en la DC hay consciencia de que hay algo que ni ella ni nadie podrá controlar, y es la reacción espontánea que tengan los 850 delegados de la Junta Nacional -máximo órgano deliberativo de la colectividad-, cuando se aborde el tema el próximo 28 de enero. En el partido afirman que, al menos, habrá una aclamación natural a la senadora y que esta, eventualmente, podría transformarse en una proclamación. No obstante, varios preferirían que la definición del abanderado se realice a través de una primaria interna en la que se puedan inscribir todos los posibles interesados, como el intendente Claudio Orrego o la ex ministra Mariana Aylwin. En el partido afirman que la opción de que la abanderada sea finalmente Goic, en tanto, implicaría como consecuencia que la DC se decante por participar de la primaria de la Nueva Mayoría y descarte la opción que defiende un sector del partido de llegar a primera vuelta. Esto -añaden- por el carácter de Goic y porque creen que la senadora no arriesgaría fraccionar al conglomerado ni menos quebrar al partido, como podría ocurrir de prosperar en la idea de primera vuelta. Aunque los promotores de esa idea apuntan a que de participar en la primaria, la DC disputaría solo un tercio de los votos de los electores, en la colectividad ha ido sumando respaldos la idea de que el desempeño de Goic en el proceso podría ser mejor de lo presupuestado inicialmente. De hecho, ha surgido un consenso en cuanto a que Goic podría, al menos, conseguir el segundo lugar detrás de Guillier, dejando al partido en buena posición con miras a un futuro gobierno.  El Partido Comunista, por su parte, ha optado por mantener en suspenso su postura presidencial hasta fines de enero. Así lo expresó el presidente de la colectividad, Guillermo Teillier, quien no precisó en qué instancia partidaria se resolvería el tema. Aunque el partido no ha cerrado la puerta totalmente a llevar un abanderado propio -en algún momento se mencionó el nombre del reelecto alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, aunque la idea no adquirió demasiada fuerza dentro del partido-, lo más probable es que se decante por respaldar a alguno de los abanderados que respaldan las demás fuerzas de la Nueva Mayoría. En las últimas semanas, los comunistas han realizado una ronda de conversaciones con todos los candidatos, para conocer sus propuestas programáticas y la eventual afinidad que podrían construir con miras a un futuro respaldo. Hasta el momento, varios de sus dirigentes, sobre todo los más jóvenes, han mostrado una inclinación natural a respaldar al independiente Alejandro Guillier, pues comulgan con su discurso “ciudadano” y su posicionamiento en el ala “progresista” del conglomerado oficialista. (Fuente: La tercera.com)