Las Estrategias Municipales Para Enfrentar El Problema De Los Perros Abandonados

Fallo De La Corte De Coyhaique Reabrió El Debate. Alcaldes Gastan Entre $ 10 Y $ 189 Millones Anuales.

La creación de un hospital y de un cementerio público para mascotas. Esa es la propuesta enviada el miércoles reciente por el alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, a la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), para obtener financiamiento. El oficio, además, solicita nuevos recursos para esterilizar a 3.500 nuevos perros abandonados en el plano y cerros de la ciudad de la V Región durante lo que queda de este año. “Nosotros queremos ampliar la idea de esterilización; por eso, para esta temporada solicitamos $ 69 millones”, apuntó el edil. Su requerimiento permite abrir varios análisis. Uno de ellos da cuenta de lo insuficiente que ha sido el Plan Nacional de Tenencia Responsable para Mascotas, dependiente de la Subdere, que este año sólo ha ejecutado el 23,46% de los recursos asignados para todo 2016, que ascienden a $ 262 millones, para todo el país. El tema cobró relevancia esta semana tras la resolución de la Corte de Apelaciones de Coyhaique que obligó, a través de un fallo unánime, a ese municipio y a la seremi de Salud de la XI Región a sacar de circulación, en 7 días, a los perros abandonados desde los espacios públicos, producto del ataque que sufrió en julio pasado una niña de 13 años. “Es hora de tener un lugar asistencial público para estos animales y también un cementerio de mascotas, porque no es digno terminar en un basural o en una quebrada contaminando el entorno”, dijo el edil Castro. Las estrategias para enfrentar este problema varían a lo largo de Chile. Algunas comunas ya cuentan con un Centro Veterinario Municipal, como Talca, en la VII Región. “En ocho años de funcionamiento se han esterilizado 15 mil mascotas, además de un control sanitario en terreno, con un presupuesto anual de $ 189 millones. Pero el objetivo no sólo es la esterilización. También hemos logrado el control de la población en abandono”, explica Sergio Manzor, director de la asistencia municipal. En Alto Hospicio, en tanto, Región de Tarapacá, donde se concentran cerca de 7 mil perros abandonados, se mantiene recursos por $ 10 millones. Andrea León, directora de aseo y ornato municipal, señaló que actualmente se trabaja en planes masivos de castración y esterilización para evitar ataques y problemas sanitarios. “Estos recursos los obtuvimos a través de un proyecto financiado por la Subdere. Lamentablemente, los recursos son limitados para abordar esta temática y también hemos tenido que recurrir a privados para ampliar la cobertura”, destacó. Actualmente, este municipio trabaja en un proyecto para construir un canil. En la misma ciudad de Coyhaique, en la cual viven cerca de 14 mil perros, se avanza en el tema de la infraestructura. Su alcalde, Alejandro Huala, informó que un canil básico, con capacidad para cerca de 50 caninos, implicará una inversión superior a los $ 50 millones. También se informó que se instalará, en las afueras de la urbe, un centro de asistencia canina cuyo costo bordea los $ 190 millones. 
Región Metropolitana
Otras ciudades también han tenido que implementar planes especiales. La comuna de Talagante, en la Región Metropolitana, cuenta con un centro veterinario. Este ejecuta “atención primaria para perros y gatos, tratamientos para la piel, esterilización canina y programa de educación  de tenencia responsable de mascotas”, según informa el departamento de transparencia comunal. El programa cuesta anualmente $ 48 millones. Ñuñoa, en tanto, destaca con un inédito Centro de Rescate, que funciona con un presupuesto de $ 30 millones, mientras que Providencia mantiene una Oficina de Protección Animal, con $ 75 millones. Una realidad distinta enfrenta Lo Prado, cuyo programa de esterilización dispone de $ 23 millones anuales, mientras que Vitacura opera de forma similar con $ 33 millones, pero sin centros ni programas especiales. En Concepción existe un canil con capacidad para 10 animales. El trabajo que realiza el municipio es evitando las jaurías, según explicó Andrea Aste, directora municipal de Medio Ambiente: “Nosotros sólo los retiramos temporalmente, ya que las hembras en celo en la calle dan origen a las aglomeraciones de perros en espacios públicos”.
Legislación Paralizada
El tema de los perros abandonados es un problema que ha sido abordado en distintas instancias. Hace más de seis años que el proyecto de ley para la Tenencia Responsable de Mascotas ingresó al Congreso Nacional, sin que existan avances significativos. El diputado Víctor Torres (DC) ratificó que “el proyecto no llega a sala porque faltan precisiones de recursos, ya que el Programa Nacional de Tenencia de Mascotas es insuficiente. Para que los municipios asuman la prevención se deben incrementar los recursos. Si sigue ocurriendo lo de Coyhaique, podría terminar en eutanasia, y eso no es lo adecuado”. La diputada Karla Rubilar (IND) expresó que “no sé por qué no citan a la comisión mixta: no hay razón para no sacar adelante la iniciativa, porque los perros vagos, en su mayoría, tienen dueño. Un dueño irresponsable”. El senador por Aysén Antonio Horvath (IND) discrepó en que “la solución sea una ley. Es un tema de educación. La medida de la Corte viene en un momento justo, como un problema de interés nacional”. (Fuente: latercera.com)
 

deportes

internacional

nacional

regional

Variedades