Internacional

Mundo Actualidad

Al Assad jura por cuarta vez como presidente de Siria

El mandatario sirio, Bashar al Asad, (en la imagen)  prestó juramento el sábado (17.07.2021) para un cuarto mandato en una ceremonia en Damasco, tras haber obtenido un 95,1% de los votos en los comicios del 26 de mayo, criticados por la oposición siria y buena parte de la comunidad internacional. Asad, que está en el poder desde el año 2000, juró sobre la Constitución y el Corán, en presencia de unos 600 invitados, entre ellos ministros, empresarios, académicos y periodistas, según los organizadores. Las elecciones presidenciales "mostraron la fuerza de la legitimidad popular dada al Estado por el pueblo y quitó credibilidad a las declaraciones de los responsables occidentales sobre la legitimidad del Estado, la Constitución y la patria", declaró Asad, en su discurso de investidura. El presidente sirio quiere presentarse como el hombre de la reconstrucción, tras haber acumulado las victorias militares desde 2015 con el apoyo de sus aliados, Rusia e Irán, con las que logró tomar el control de nuevo de dos tercios del territorio. Sin embargo, Naciones Unidas estima que más del 80% de los sirios vive bajo el nivel de la pobreza, la moneda siria está en caída libre y los servicios básicos no se dispensan o se cobran a precios exorbitantes en el mercado negro. Ya no hay combates en la mayor parte del país, pero también hay zonas que están fuera del control del gobierno y de las tropas extranjeras y varias milicias proliferan. En su discurso, Asad dijo que el principal impedimento para investir en el país era el bloqueo de sus fondos en bancos libaneses, que cifró en entre 40.000 y 60.000 millones de dólares. La victoria de Asad en las presidenciales es la segunda desde el inicio de la guerra, que estalló en 2011, tras la represión de manifestaciones pro democracia. Hasta entonces, este conflicto, en el que se han involucrado también intereses extranjeros, dejó más de 500.000 muertos y provocó el exilio forzado de millones de personas. (afp/ap/reuters)
Fiscalía argentina investiga a Mauricio Macri por contrabando de armas a Bolivia.

La Fiscalía argentina abrió este viernes (16.07.2021) una causa judicial contra el ex presidente Mauricio Macri, quien fue denunciado por contrabando de municiones a Bolivia en noviembre de 2020, cuando el país se encontraba sacudido por manifestaciones por la reelección de Evo Morales, informaron fuentes judiciales. El fiscal Carlos Navas Rial decidió impulsar la investigación contra Macri, con base en una denuncia de los actuales ministros de Justicia, Martín Soria, y de Seguridad, Sabina Frederic. La Fiscalía también incluyó en la causa a los ex ministros de Seguridad Patricia Bullrich y de Defensa Óscar Aguad. El canciller boliviano Rogelio Mayta denunció la semana anterior que el Gobierno de Macri (2015-2019) envió a las Fuerzas Armadas de ese país municiones antidisturbios y también gases lacrimógenos para reprimir protestas de los seguidores de Morales. Bolivia también acusó el mes pasado a Ecuador de haber despachado gases lacrimógenos y munición para colaborar con la Administración de Jeanine Áñez. Por su parte, el Ejecutivo argentino señaló a Macri y varios de sus ministros por contrabando agravado de las municiones, un delito que contempla penas de entre cuatro y doce años de prisión. Un juez debe decidir próximamente si toma declaración indagatoria a los acusados en este caso. En concreto, la vista está puesta sobre el destino de unas 70.000 "municiones antitumulto" que según el Gobierno argentino salieron del país para ser usadas para proteger la Embajada argentina en La Paz, pero que finalmente no fueron utilizadas con ese fin ni autorizadas por la Policía boliviana. "El Gobierno del entonces presidente Mauricio Macri envía un grupo de élite que se llama Alacranes, que pertenecen a la Gendarmería, para reforzar la seguridad del embajador, la Embajada y su familia y al personal que está dentro de la Embajada", dijo el 14 de julio Frederic, en un encuentro con prensa internacional. La funcionaria -de cuyo ministerio depende la Gendarmería- especificó que esos diez efectivos llegaron acompañados por armamento y municiones que pasaron el registro correspondiente, y recalcó que "paralelamente en el mismo vuelo", el 12 de noviembre de 2019, fueron transportadas esas 70.000 municiones sospechadas. No obstante, agregó la ministra, el Escuadrón Alacrán "no disparó un solo tiro" en La Paz, ni con las municiones investigadas ni con las sí autorizadas por la Policía de Bolivia: "Además, el grupo Alacrán no está preparado para hacer uso de esas municiones, ni para contener manifestaciones", sentenció. "Es la primera vez, y esto nos avergüenza como argentinos, que un presidente democrático de nuestro país habría colaborado con un golpe de estado de un país hermano", expresó en ese mismo encuentro Soria.  (efe, afp)
La policía colombiana dice que un ex funcionario haitiano ordenó asesinar a Moïse.

La policía colombiana acusó este viernes a un ex funcionario del Ministerio de Justicia de Haití de ser él quien ordenó asesinar al presidente haitiano Jovenel Moïse y quien mandó hacerlo a los mercenarios colombianos implicados en el magnicidio. Joseph Félix Badio, “un ex funcionario del Ministerio de Justicia que trabajaba en la Unidad de Lucha Contra la Corrupción, con el Servicio General de Inteligencia”, se reunió con dos mercenarios colombianos en Puerto Príncipe, declaró el general José Vargas, jefe de la policía colombiana. Durante esa reunión, fueron “informados de que iban a detener al presidente haitiano”. Presuntamente, también estaban en el encuentro el que está considerado la cabeza de la trama por las autoridades haitianas, Emmanuel Sanon, un médico residente en Estados Unidos; el sargento retirado del Ejército colombiano Duberney Capador, matado por la policía de Haití después del asesinato de Moïse, y Germán Rivera, que fue arrestado. Sin embargo, "varios días antes (del asesinato), al parecer tres, Joseph Felix Badio (...) le indica a Capador y Rivera que lo que tienen que hacer es asesinar al presidente de Haití", explicó Vargas en la conferencia de prensa.
Una investigación con varios puntos oscuros
El jefe de la policía no dijo si el ex funcionario haitiano había actuado bajo otras órdenes y no mencionó tampoco los motivos que le habrían llevado a dar la orden de matar al presidente Moïse.  El jueves, la policía colombiana dijo que mercenarios colombianos habían sido reclutados para capturar a Moïse y entregarlo a la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA). Pero las autoridades del país sudamericano no descartaron la posibilidad de que estos mercenarios hayan sido engañados. "Un grupo numeroso (de colombianos) fue llevado con una supuesta misión de protección. Pero dentro de ese grupo, hay una fracción más pequeña que aparentemente tenía conocimiento detallado de lo que resultaría ser una operación criminal", dijo el presidente colombiano Iván Duque. Por su parte, la policía del país caribeño, con la que colabora la policía colombiana en la investigación del asesinato de Moïse, ha detenido a más de veinte personas, entre ellas 18 colombianos y tres haitianos que tienen también la ciudadanía estadounidense. La policía de Haití sostiene que el asesinato fue planificado desde la vecina República Dominicana. El presidente Moïse, de 53 años, fue asesinado el 7 de julio en su residencia privada de Petionville en Puerto Príncipe después de que un comando armado entrara en su casa. Todavía hay muchas zonas oscuras con respecto a lo ocurrido, sobre todo con relación a las personas que estarían detrás del atentado contra Moïse, un presidente impopular durante su mandato y considerado por sus oponentes así como por una gran parte de la población haitiana como ilegítimo y autoritario. Por otra parte, la facilidad con la que los asesinos penetraron su residencia y lo mataron sigue despertando sospechas entre los investigadores. Su jefe de seguridad, Dimitri Herard, ha sido puesto en aislamiento, y se han aplicado medidas cautelares contra 24 agentes y responsables de sus unidades de seguridad. (AFP y EFE)