Variedades

Día internacional de la albóndiga

La celebración nacida en los Estados Unidos, conocida como National Meatball Day, pronto se extendió. La versatilidad de sus ingredientes hizo que el mundo la adoptara y cada uno le diera su impronta

El nacimiento de las albóndigas es otra de esas cuestiones envueltas de leyendas y pocas precisiones documentadas. Sin embargo, la versión más conocida respecto de esta preparación que dio la vuelta al mundo y conocida en todos los rincones es la que tiene como protagonista al sultán Soleimán el Magnífico, Califa y señor de Estambul. Según se detalla, en medio de una jornada de caza, el caballo que montaba se asustó luego de que una serpiente atravesara sus patas, lo que provocó la caída del jinete. Tanta fue la mala suerte que su boca dio de lleno contra una piedra, hecho que le hizo perder la mayoría de sus dientes. Así las cosas, Roxelana, mujer del ahora desdentado Sultán del imperio otomano, dio la orden de que en el palacio Topkapi sólo se sirvieran comidas que pudieran masticarse con las escasas piezas dentales que a él le quedaban. Berenjenas rellenas y carne triturada de distintas formas fueron parte de cada uno de esos platos. Y una preparación en particular es la que definitivamente trascendió: tan simple como una bola de carne triturada, las clásicas köfte turcas. Rápidamente el plato fue adoptado por diferentes países y en cada uno su nombre y su forma de preparación fue mutando. En Arabia, por ejemplo, es conocido como “al-bundunga”, “avellana”, por su formato característico y ellos fueron los que presentaron el plato en Europa. Al llegar a España su nombre derivó en “albóndiga”, e incluso el historiador granadino Luis del Mármol ya documentaba el término en su trabajo de 1573, Descripción general de África: “Venden fideos, almojábanas y albóndigas hechas de carne picada con especias y fritas en aceite”. De carne vacuna, de cordero, de pollo, y tantas variantes ilimitadas como la propia imaginación, las albóndigas son una parte indiscutible de los platos de clima frío.
Recomendamos: Albondiga de papa y berenjena
Ingredientes
Berenjenas, 2
Aceite de oliva, c/n
Sal y condimentos, c/n
Puré de papas, 300 gr
Hierbas (perejil, albahaca, pimienta...), c/n
Avena extrafina o instantánea, 4 cdas
Pan rallado para rebozar
Procedimiento
Cortar las berenjenas a la mitad (a lo largo) y marcar la pulpa con un cuchillo así se cocinan mejor. Llevar las berenjenas en mitades a horno fuerte, con aceite de oliva, sal y condimentos a gusto por unos 30/40 minutos hasta que la pulpa esté blanda. Pasar las berenjenas a un bowl y procesar apenas con un mixer para deshacer un poco la piel y obtener un puré rústico. Mezclar con el puré de papas, agregar hierbas (yo usé un mix con perejil, albahaca, pimienta...) y la avena extrafina o instantánea. Formar las albóndigas y rebozar (en mi caso, usé pan rallado, avena, semillas y hierbas. Pero se puede usar sólo pan rallado.). Dorar en horno máximo por 20 minutos. Opcional, pero glorioso: cubrir con salsa, queso y gratinar por 10 minutos más.